Rectificacion ordenada por sentencia

Rectificación ordenada por la sentencia 272/11 del Juzgado Mercantil nº 5   de  14 de septiembre de 2011 y en ejecución de la citada sentencia.

4.2.- Se ha acreditado que en el blog, el demandado vertió unas afirmaciones que vienen a poner en duda la continuidad de APP y las múltiples quejas, denuncias y demandas de usuarios, lo que determina un menoscabo de su posición competitiva en el mercado, condicionando su crédito ante los potenciales clientes -franquiciados-.

Así, el demandado, no hay duda, en comunicado de 3 de febrero de 2010 (doc. 12) dijo que AAP informática “ha sido demandada ante los tribunales de justicia por presunto incumplimiento de la legislación vigente en materia de contratos a Franquicias” “…por lo que, de ser ciertas estas acusaciones (vulnerar varios artículos de la Ley y comportamiento irregular en la gestión) y recibir una sentencia desfavorable a causa de esta demanda, podría ponerla en serios aprietos de continuidad franquiciadora”. En la comunicación de 8 de marzo de 2010 (doc. 16) exponiendo que AAP ha sido denunciada por presuntos incumplimientos de la LO 7/1996 por lo que “de ser ciertos podría ser sancionada con las multas tipificadas en dicha ley (…)” y que “Igualmente, y según últimas noticias recibidas por este redactor, parece ser que algunos afectados podrían interponer, en breve, nuevas demandas judiciales con AAP INFORMATICA, lo que de ocurrir, podría poner en serios aprietos a esta Franquiciadora”. En su comunicado de 3 de septiembre de 2010 doc. º13) el sr. JAS manifestó que “Los franquiciados actuales y sobretodo los que llevan más años en la franquicia, siguen manifestando su malestar y falta de optimismo en continuar con ésta Marca”.

El demandado alegó para excluir la deslealtad de su conducta de sembrar la duda de la continuidad de AAP y sugiriendo posibilidad de múltiples demandas de franquiciados que se ha limitado a hacer eco de las manifestaciones de los comentarios del blog y de personas que han hablado con él, formando entonces su opinión que la publica en el blog. Es decir, alude al derecho libertad de expresión e información (art. 20 CE).

Sin embargo, como es sabido, caen fuera del ámbito de protección del art. 9 LCD, por estar amparados por el art. 20 CE, los meros juicios de valor u opiniones, escenario que no es el de autos, cuando el demandado está poniendo en duda la solvencia de la compañía en su continuidad por la eventualidad de múltiples demandas judiciales, expresiones éstas sin base ni fundamento para proferirlas y que son aptas para causar el descrédito en el mercado. La circunstancia de contar con varios documentos escritos de exfranquiciados refiriendo los problemas que han tenido con la franquiciadora no es suficiente para considerarla una opinión crítica amparada por la libertad de expresión cuando son de fecha posterior a la emisión de la comunicación y que por otra parte no refieren aquellos problemas de continuidad o solvencia; de la misma manera tampoco vienen a justificar que tales expresiones sean verdaderas y exactas para que así pudieran estar justificadas desde la perspectiva de la LCD. Por ello, debe estimarse la conducta denigratoria del demandado al poner en duda la continuidad de la actora en el mercado y anunciar múltiples demandas judiciales contra ella, cuando no consta su veracidad.

4.3.- Manifestaciones relativas al funcionamiento y organización de la mercantil actora, Vendrían a ser las expresadas en el comunicado de 3 de septiembre de 2010 (doc. º13) en que el demandado expone que “ A tenor de los últimos comunicados de APP en materia de planificación y organización interna, es evidente que AAP ha funcionado, hasta ahora, “a salto de mata”, con continuas improvisaciones y sin una adecuada política de funcionamiento con presuntas irregularidades, presunta inexistencia de “saber hacer”, presunta dejadez en la atención a sus franquiciados, (…)”. En el comunicado de 3 de febrero de 2010 (doc.- 12) dijo “…puestos en contacto con varios franquiciados, nos muestran un malestar general con la eficacia y funcionamiento interno de la franquicia y nos comentan que con las tiendas se produce un efecto “relevo” es decir, por cada tienda nueva que abre, se da un alto porcentaje de tiendas que tienen que cerrar…” En el mismo comunicado de 3 de febrero de 2010 (doc. 12) manifestó que “..se da un alto porcentajes de tiendas que tienen que cerrar ya que los minúsculos márgenes comerciales impuestos por el franquiciador, apenas permiten cubrir los gastos de funcionamiento lo que sumado a la falta de asistencia técnica y apoyo, deja al franquiciado en total desamparo”.

Finalmente en el comunicado de 30 de abril de 2010, el sr JAS dice que ha recibido una queja de un franquiciado en el sentido siguiente: “La central no me escucha, no acepta mis sugerencias, no existe un manual de funcionamiento al que echar mano, no comprende los problemas cotidianos de la tienda, no tengo el apoyo que debiera..etc..

Es obvio que tales afirmaciones denigran al actor en los términos del art. 9 LCD y la cuestión a dilucidar es si el demandado se halla amparado por la circunstancia de ser manifestaciones exactas, verdaderas y pertinentes, para lo que hace uso en su contestación a la demanda de los doc. 1 y 3, es decir, de unas cartas enviadas se supone por exfranquiciados y expresiones de terceras personas.

Estos documentos no acreditan que estemos ante afirmaciones verdaderas, exactas y pertinentes, sino la queja acaso de algunas personas. Se trata de documentos de fecha posterior a la fecha de emisión de la comunicación denigratoria lo que hace poner en duda su trascendencia probatoria. Las expresiones contenidas en las comunicaciones tienen un efecto global, expansivo, de generalidad, sin que se aprecie una relación causal con las manifestaciones de queja proferidas por alguno de los exfranquiciados o de terceras personas cuya relación con la actora y su proceder conste. Dicho de otra forma, si bien es perfectamente razonable apreciar quejas de usuarios, franquiciadores, terceros en la forma de proceder de la mercantil actora ello no puede determinar, sin más, una expresión general y global poniendo en duda el buen hacer de la actividad de AAP.

Naturalmente, buena muestra de la insuficiencia probatoria (art. 217.4 LEC) en que incurre el demandadom, es que las quejas de exfranquiciados o de terceros en los términos que se contemplan en los documentos 1 y 3 de la contestación no pueden verificar la afirmación denigrante de que “por cada tienda nueva que abre, se da un alto porcentaje de tiendas que tienen que cerrar…” o que no existe “un manual de funcionamiento”..etc… De hecho, y a contrario, los documentos aportados como nº 20 a 35 en la demanda revelan sumas importantes aplicadas por AAP en publicidad desde el año 2004, cumpliendo así una de sus funciones esenciales como franquiciadora.

FALLO

SE ESTIMA PARCIALMENTE LA DEMANDA promovida a instancia de la mercantil ASESORÍA Y PROGRAMACIÓN PROFESIONAL S.L., Vicente ARGILES MONTEAGUDO y Francisco REVALIENTE CARRASCO representados por el Procurador Federico Barba Sopeña contra JAS representado por la Procuradora Maria Alarge Salvans.

Por consiguiente:

1.- DECLARO que el demandado con las manifestaciones indicadas en el fundamento CUARTO de esta sentencia, vertidas en el blog denominado kamikaze, ha incurrido en un acto de denigración prohibido en el art. 9 LCD.

2.- PROHÍBO al demandado que reitere en el futuro en la conducta desleal declarada por cualquier medio (incluido correos electrónicos).

3.- ORDENO la rectificación de las informaciones incorrectas o falsas en el blog denominado kamikaze.

4.- Cada parte hará frente a las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad.

Anuncios