APP INFORMATICA A LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA

La Empresa Asesoría y Programación Profesional, S.L., propietaria de la Franquicia a nivel Nacional, APP INFORMATICA, ha sido demandada ante los Tribunales de Justicia por presunto incumplimiento de la legislación vigente en materia de contratos a Franquicias.

La Franquiciadora Valenciana, ha crecido vertiginosamente en los últimos años ya que según publicita, “ cualquiera puede ser su propio jefe, montando una tienda APP con una mínima inversión”, estas afirmaciones, tientan a muchos jóvenes emprendedores que terminan la FP y pueden reunir una pequeña cantidad de dinero, a caer en la tentación de abrir una nueva tienda con la esperanza de un negocio próspero ó cuanto menos que les permita obtener un medio de vida razonable. Hay que ser muy cautos ya que la realidad puede ser otra,  la franquicia, como cualquier otro modelo de negocio, tiene un cierto componente de riesgo, quizás menor como franquiciado que como tienda independiente, pero en ningún caso es inexistente. Por tanto, una vez elegido el franquiciador,  y siempre antes de formalizar la entrada en su red, se debe prestar especial atención a la INFORMACION PRECONTRACTUAL  que por ley está obligado a proporcionar, revisar su contenido y tener muy en cuenta el número de franquiciados que han abandonado la enseña, que si es elevado pone de manifiesto las carencias del franquiciador y la dificultad en obtener un negocio de éxito.

Los expertos en la materia opinan que muchas Franquiciadoras tienen escasa planificación y según Santiago Barbadillo, director general de la consultora Barbadillo y Asociados, considera que “aunque se trata de casos puntuales, ciertas enseñas se empeñan en franquiciar sin planificar correctamente su expansión; otras compañías incurren en el sector con único objetivo de explotar una oportunidad de negocio; y otras tantas se venden como franquiciadores cuando no cumplen los requisitos para ello”.

Desde Quic Partners, otra de las consultoras especializadas, se apunta a que este crecimiento es más cuantitativo que cualitativo. “El sistema de franquicia en nuestro país aún carece de bases sólidas” señala Marcelino Blanco, del área de franquicias de Quic Partners. “Muchas cadenas han comenzado a crecer sin recursos económicos, humanos y estructurales suficientes, y sin definir su política de desarrollo”. Sus previsiones no son nada halagüeñas y auguran que si el sector no apuesta por la profesionalización, “previsiblemente desaparecerán en un plazo de 2 a 4 años entre un 30 y un 35% de lo que hoy algunas fuentes consideran franquiciadores”.  Ante esta falta de profesionalización en el sector la que convierte la experiencia de muchos emprendedores en un camino bastante tortuoso. De hecho, la Asociación para el Desarrollo y la Defensa del Franquiciado (AEDEF), ha visto cómo en los últimos meses se han incrementado las consultas y quejas de empresarios descontentos con sus franquiciadores: incumplimientos de las cláusulas del contrato, falta de asesoramiento, servicios deficientes, etcétera. “Muchos de estos franquiciados llegan en situaciones terminales, cuando arrastran tal cantidad de pérdidas que no hay forma de remontar el negocio”, manifiesta Angeles González, gerente de la asociación.

Muchos inversores, cautivados por las bondades del sistema, no reparan en que no todas las empresas ofrecen garantías como franquiciador y que, como en otros negocios, también hay un componente de riesgo. El estudio realizado a finales de 1997 por la consultora Quic Partners sobre causas del fracaso en la franquicia revela que tan sólo el 22% de los fracasos de un negocio franquiciado depende del propio inversor. Mientras que las causas externas al franquiciador y al franquiciado o la falta de medios financieros de la firma representan, respectivamente, un 2% de los fracasos, en un 69% de los casos corresponde directamente al franquiciador. ¿Causas? Ausencia de servicios eficientes respecto a los miembros de la cadena, inexistencia de un saber hacer (know how) y políticas incorrectas de franquicia.

Anuncios